Diafragma: trucos que nos harán la vida más fácil

Diafragma: trucos que nos harán la vida más fácil

Y es que la apertura del diafragma, como bien sabes, condiciona cuánta luz llega al sensor de tu cámara, así como la calidad de la misma, tras haber sido racionada por la velocidad de obturación.

Aunque habitualmente abrimos o cerramos el diafragma para aumentar la profundidad de campo, es imprescindible que sepas que, al hacer la elección de ese famoso número f, estamos sentando las bases de muchas más cosas.

Por ejemplo, si elegimos el número f más bajo que tengamos con el fin de reducir la profundidad de campo, los resultados serán espectaculares…y probablemente, desenfocados. Esto se debe a que al establecer la profundidad de campo en valores tan pequeños, también estamos limitando nuestra zona de enfoque.

Si lo que pretendemos en ese momento es nitidez, aplica tu mejor técnica y toma las fotos que sean necesarias para que no salgan desenfocadas. ¡Asegúrate de que tienes la correcta antes de que sea tarde!. Una cámara con live view puede ayudarte.

Por este motivo, si la profundidad de campo reducida no es algo imprescindible, no cierres el diafragma más allá de un f5.6, aproximadamente.

Cuidado con el flare

Tan peligroso como cerrar el diafragma en demasía puede ser abrirlo en exceso. ¿Conoces el flare? Se trata de un fenómeno que tiene lugar en un objetivo cuando inciden sobre él rayos de luz que no forman parte de la imagen en el plano focal, pero que lo atraviesan provocando molestos fenónmenos de luz parásita.  Se dan, sobre todo, en fotografías a contraluz.

Foto con flare

Al abrir nuestro diafragma mucho, conseguimos que entre más luz, lo que nos permite en situaciones ‘oscuras’ obtener buenos resultados con una velocidad de obturación alta. Suena bien, ¿no? ¡Hasta que aparece el ya mentado flare.

Como en el caso anterior, volvamos al equilibrio y busquemos una apertura justa que no nos ‘destroce’ la foto. Si es necesario, usa un parasol sobre el objetivo que te facilite el trabajo.

Aberraciones cromáticas: acaba con ellas

Aberraciones

Es difícil, pero podemos intentar evitar esos márgenes azules, verdes o morados que en ocasiones aparecen en nuestras fotos. Se trata de aberraciones cromáticas, un fenómeno que se produce cuando las luces de distintos colores que forman una imagen se concentran en puntos diferentes.

Cuando vayas a elegir una apertura de diafragma, piensa en decantarte por un número f que implique más cerrado. Nos ayudará a controlar este fallo que muchas veces nos acompaña.

Publicado el 09/01/2017 Home, Consejos, Técnica Fotográfica 0 2123

ComentariosEscribir una respuesta

Debes estar conectado para escribir un comentario.

Archivos del blog

Categorías del Blog

Últimos comentarios

Sin comentarios

Blog search

Comparar 0

Tu carrito contiene productos: